No hace falta que entres

De camino al coche me dice que no hace falta que entre con ella a clase:
– Te doy un beso y un abrazo en la puerta pero fuera.
– ¿Por qué?
– Porque mis amigos entran solos. Solo hay un niño que lo acompañan y siempre llora.
– ¿Pero tú vas contenta, verdad?
– Sí…
– ¿Sabes que no hace falta que hagas lo mismo que el resto?

Silencio.

– Si está permitido entrar sola y conmigo, tú puedes escoger lo que quieras aunque eso no lo hagan todos.
– Ya.
– Te lo digo para que lo sepas. Pero no entraré, tranquila.
– ¡ Muy bien mamá!
– Si cambias de opinión me lo dices, que a mi me encanta entrar contigo.
– De acuerdo.

Pensaba que esto pasaría cuando fuera al instituto. Creo que entonces es cuando ni tan si quiera quieren que te acerques a la puerta principal. Ya llegará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: