Privilegios

Me llaman de la guardería que el niño ha comido poco, que le duele la barriga. Estoy a cinco minutos. Cuando entro por la puerta dicen que no hacía falta, que sólo llamaban para informarme. Eso no es lo que me ha dicho Shanon de recepción pero no me importa. Debe ser la primera vez que recojo un niño de la escuela o la guardería sin que me suponga un quebradero de cabeza. ¡Qué gustazo!  Cuando entro por la puerta enloquece. My mom! My mom!!! Lo veo estupendo. ¡Está tan contento! Es increíble. Cuando llegamos a casa me abraza.

– Es el primer día que tú y yo estamos en casa.
– Sí hijo. Me gusta mucho. ¿Te encuentras bien?
– Sí!

Corre arriba y abajo. Está mejor que yo. Nos sentamos abrazados en el sofá.
– Ahora sí que estoy bien mamá.
– Me alegro hijo.

Vivir sin horarios ni obligaciones que te aten de pies y manos es un privilegio inmenso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: