Ni frío ni calor

Cogemos la pelota de básquet, dicen que quieren ir a la pista.
– ¡Va, mamá, bótala que te la cogemos!

Es un paseo. La niña la sabe botar. El niño está a años luz de conseguirlo. Es está enfadando. ¡¿Cómo puede ser tan patoso?! Ni se inmuta.

– Venga, va, si la botas tres veces serás el primero escogiendo donde te sientas para cenar.

No le importa lo más mínimo. Me exaspera. Intento no perder la paciencia. De hecho yo no tengo ni idea de un montón de cosas que no me interesan… Ve la pelota y casi se asusta. Respiro mucho. Deciden que se la pasan. Pelotazo en la cara.

-¡Si no sangráis! ¿Quién me la pasa?
Me la medio pasan.

Mañana volveremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: