Espíritu navideño

Los niños son perfectos para una campaña que promueva la ilusión por la Navidad. Supongo que mis hijos como todos los niños de todas las casas están emocionados con los regalos cagados y la llegada de los Reyes.
En cuanto se levantan recuerdan que el Tió se comía una mandarina y un bombón. Aseguran que comerán muy muy rápido las uvas y que los Reyes les traerán todo lo que han pedido. Pasado el trámite empieza el reclamo:
-¡Quiero villancicos!
-¿Tu hermana también? Pregúntale.
-¡¡¡¿¿Quieres villancicos??!!!
-¡¡¡Síííí!!! ¡¡¡Viva!!! ¡¡¡Villancicos!!!

Tenemos controlados todos los recopilatorios de youtube. Escogen. Suena la primera campana, que no hay ni una canción sin campanas, y empiezan a bailar. Solos, juntos, con muñecos o sin ellos.
Veremos hasta cuando dura la fijación y si se saturan de villancicos antes que llegue el cambio de hora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: