Despedidas

Cada día el mismo ritual. Llegamos al patio, nos situamos delante de la cola, besos y abrazos, que pases un buen día y hasta la tarde. Los padres/madres que ya nos hemos despedido nos alejamos un poco dejando una distancia prudencial. Mientras esperan arrimados a la pared, a lo mejor hablan con los compañeros, nos miran, nos decimos adiós, alguien envía algún beso… y llega el momento de subir.

La profesora encabeza la fila. Todos hacia arriba, callados, y en medio del mutismo la niña rompe el silencio. Cualquier excusa es buena, siempre asuntos hablados y controlados como ¡Hoy vienes tú a buscarme!, ¡¡Por la tarde me traerás merienda, mamá!!, ¡¡¡Vienes a buscarme y después vamos a música!!!. Me hace gracia, va diciendo y no sólo dice, espera que responda, Sí, sí… De acuerdo… Es muy importante tener a punto una respuesta neutra para cuando no tienes ni idea de lo que ha dicho, no vaya a ser que respondas sí a la propuesta ¡¡¡¡Me traerás galletas saladas para merendar!!!!, y me presente con un plátano. Mover la cabeza en sentido afirmativo y sonreír, no fallan. ¡Hasta luego! ¡Pásatelo bien! Éstas también son buenas.

Hace unos días la madre de Héctor me dijo Sabía que estabas aquí porque he oído a tu hija. Me gusta. Ningún niño lo hace. No se despide para marcar la diferencia, lo hace porque le gusta. Está bien ser consecuente. Espero que a medida que se haga mayor no pierda esta capacidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: