Abrazados

Hacía tiempo que el niño y yo no estábamos tanto rato abrazados. Está enfermo. Me he quedado con él en casa. Gripe intestinal: vómitos, diarrea y fiebre. Está pálido y tropieza, tiene menos apetito y peor humor.
Sentado encima mío, se arrapa bien fuerte y me mira como diciendo Acércate, pero ¡Si estamos a punto de traspasarnos!. Como si no fuera con él me aprieta más fuerte. El agua de arroz y los mimos son lo que más lo curan.

La vida está mal montada. No tengo tiempo para aburrirme con mis hijos. Trabajo demasiados días y cuando estoy con ellos hay que preparar la cena o recoger o mirar porqué el teléfono vibra constantemente.

¿Debe ser cierto que es mejor ofrecerles calidad que cantidad? ¿O es un invento de las últimas generaciones de padres/madres para sentirnos menos o nada culpables?
No importa, seguiré estando demasiado poco con ellos. De nada sirven tantas preguntas.
Aprovecho que está enfermo y quieto. Seguimos abrazados. Él se cura y yo feliz cuidándolo.

Imagen de Ashley Percival.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: