Brincando

Lo recuerdo como si fuera ayer:
– No saltes.
– ¿Por qué?
– Porque cuando se camina no se salta.

Siempre lo mismo. Yo saltaba, mi madre que no, mi por qué, respuesta poco satisfactoria y a caminar caminando. No me gustaba, por eso la niña, si quiere, camina haciendo saltitos. Me encanta. Todavía me pregunto qué hay de malo en hacer zancadas impulsándote y estar milésimas de segundo suspendida en el aire.
¿Si no saltas cuando eres una niña cuando lo harás? ¿Siendo adulta? Pues sí. De camino a la escuela la niña brinca, me da la mano y me dice: ¿Saltamos mamá?
Soy feliz. Me importa un comino si nos ven, nos miran o piensan que se tiene que caminar caminando. Nosotras brincamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: