Ñam

llima

El niño come muy bien. Es una lima. Será una ruina. Pero ahora es una suerte. Y un ahorro de tiempo bastante importante.

Tenemos algunos baremos-experiencias con sus comidas:
– El rato que pasa en un restaurante (servicio rápido) entre que traen la carta y los platos es más que suficiente para su puré y el yogur
– Engulle un yogur mientras la niña toma un batido (es rápida, no respira hasta que se lo acaba)
– Come la fruta antes que la doctora acabe de pasar consulta a la niña
– Se toma tan rápido 240 ml de leche que no tenemos tiempo para hacer nada más

En casa hemos establecido algunas “normas” para no tener problemas:
– La comida que no sea para el niño se mantiene alejada de él
– Sólo le enseñamos lo que sea o parezca comestible si se lo tiene que comer

Así evitamos:
– Angustias innecesarias porque todavía no puede comer todo lo que ve y quiere
– Posibles accidentes después de encontrarlo trepando por las sillas para conseguir un bol de cereales o las peras que las nena no se ha acabado

Pero todo ésto queda en agua de borrajas cuando los abuelos están cerca. Según ellos el niño siempre tiene apetito y hay que darle un poquito de lo que tienen en el plato: patatas, azúcar, el final del café, un traguito de cava… al final, empacho seguro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: